Dehesa del Camarate. Domingo 6 noviembre.

Aunque las temperaturas de estas semanas son casi veraniegas, estamos en pleno otoño y quizá no haya otro lugar mejor en Sierra Nevada para ver la otoñada y sus cálidos colores que la Dehesa del Camarate. Esperemos que las lluvias que se están anunciando para este fin de semana no estropeen nuestro plan de ruta para este domingo.

La Dehesa del Camarate es unos de los rincones más hermosos del Parque Nacional de Sierra Nevada, con uno de los mejores bosques mixtos mejor conservados de toda Andalucía. Se encuentra en la vertiente norte de Sierra Nevada. Es una reliquia casi intacta que ha sobrevivido milagrosamente a la mano del hombre y a los desastres naturales. Cuenta con una biodiversidad botánica de primera magnitud (arces, robles melojos, cerezos silvestres, quejigos, serbales, tejos, majuelos...)


La finca del Camarate ha sido dehesa de reses bravas hasta hace pocos años, en que fue comprada por la Junta de Andalucía e incorporada al Parque Nacional. Los toros y sus familias se encargaron de mantener alejados a los curiosos y al bosque en perfecto estado de revista, lo que nos ha dejado como resultado el bosque caducifolio más rico y mejor conservado de toda Andalucía Oriental.
Aquí se llega desde el pueblo de Lugros, al que habremos llegado desde Purullena. Llegando a la altura de Lugros, y antes de que la carretera baje y cruce el barranco del Río Alhama, sale a la derecha, junto a unas naves ganaderas, un carril que continúa paralelo al río, hasta que se introduce en su valle un par de kilómetros más arriba. Los coches los dejaremos en un aparcamiento desde donde también sale una lanzadera. El carril continúa unos 4 km hasta la entrada de la finca, es la Cañada Real de los Potros, una de las vías pecuarias que unen Granada con Jaén. Llegaremos así al pórtico que da entrada a La Dehesa del Camarate, el paraje conocido como Horcajo del Camarate. Es a partir de ahí cuando entramos en el “Bosque Encantado”. El recorrido a partir de aquí es una subida hasta llegar al abandonado tentadero de las reses bravas que antaño pastaban por estos parajes.

Longitud: 17 km
Desnivel: 650 m
Duración: 6 horas
Dificultad: media

Comentarios (0)